Dignidad para los Maestros

Los maestros deben poseer cualidades como fuerza de carácter, honestidad, sentimiento de servicio social, desinterés, generosidad, una personalidad que inspire a los demás y liderazgo. Ellos son los preceptores de la sociedad y es por esto que no es posible para cualquiera hacer este trabajo. Así como la posición de los maestros en la sociedad es muy importante, el estandar de su eficiencia también debe ser de alto grado.
Muchas personas hoy en día recuerdan a los ermitaños de los bosques de la antigua India y le recuerdan a los maestros que viven medio muertos de hambre y en condiciones precarias que ellos han olvidado los nobles ideales del pasado, y que ellos deben adoptarlos nuevamente. Estas sugerencias de mucha labia, se olvidan que meras palabras de grandilocuencia no eliminan los retortijones del hambre. Cuando una persona está siempre hambrienta, siempre piensa en pan y mantequilla. Por lo tanto, si los maestros bajo la coacción de la pobreza, tienen que trabajar como profesores particulares en cuatro o cinco lugares y debido a su extrema fatiga no pueden enseñar debidamente a sus alumnos en la escuela, ¿deberían ser ellos censurados? No, ciertamente no.
En muchos países pudientes, el costo de la ración de carne del perro de un rico, es mucho más grande que el salario de un maestro. En tales circunstancias, ¿Qué grado de conciencia social podemos esperar que tenga un maestro? Los salarios de los maestros en todos los países deben ser iguales o mayores que los salarios de los funcionarios del poder judicial y ejecutivo. No se debe olvidar que los sabios del pasado recibían donaciones, regalos de tierras y también salarios sacerdotales de la familia real. Ellos no tenían que salir de casa en casa como maestros particulares para mantener sus familias. El gobierno era directamente responsable de resolver sus problemas materiales. Si bien es cierto que estos sabios proveían comida y ropa a sus alumnos, el dinero para ello provenía por lo general del público y era donado por reverencia a estos maestros.
Por otro lado, aumentar el salario de los maestros no quiere decir que ellos tendrán más oportunidad de crear hombres y mujeres ideales, porque en la mayoría de los países del mundo, los maestros no tienen el derecho de formular los principios y sistemas educacionales. Mas bien, los sistemas educativos son hechos por aquellos que son políticos profesionales, y muchos de ellos no tienen en absoluto experiencia educativa. Si a los maestros se les da la responsabilidad de formar hombres y mujeres ideales, deberían también tener algo que decir en la creación de los sistemas educativos, en vez de ser meros vehículos de impartir conocimiento.
El gobierno puede hacer conocer a los maestros sus necesidades e intereses sociales y políticos, pero los maestros deben ser libres de aceptar o rechazar las propuestas del gobierno sin ninguna interferencia. Por supuesto que si los maestros apoyan la política del estado por seguridad nacional o para el bien de toda la sociedad, entonces deben implementarla, porque en estos casos el estado siempre puede exigir sus servicios.
En el mundo moderno, la democracia es el sistema que tiene preferencia, esto ha creado un medio ambiente donde el faccionalismo político es la ocurrencia del día. En tales circunstancias es natural para cada gobierno tratar de influenciar la mente del adolescente para el beneficio de su partido. Pero los maestros no deben actuar congraciándose con estos partidos políticos. Ellos deben siempre trabajar con la vista en grandes ideales. Ninguna persona que no sea académica debe permitírsele que meta la narices en los asuntos educacionales.
Compendio de PROUT parte 1 Extracto del tema Educación
Prabhat Ranjan Sarkar

Comienza un debate

proutistauniversal