Usted esta aqui
Inicio > Economía Proutista > PROUT: CRISIS SOCIAL Y ECONÓMICA vs CRISIS DE VALORES

PROUT: CRISIS SOCIAL Y ECONÓMICA vs CRISIS DE VALORES

planeta-tierra-pequeno1Artículo para debate
¿Injusticia o falta de compromiso? ¿pobreza o egoísmo?. Preguntas como estas muestran la
conexión existente entre los problemas mudiales que aquejan a la humanidad de estos tiempos
y los valores que alimentan la mente de la sociedad. ¿Existe en verdad falta de comida o por el
contrario hay una mala distribución que provoca ricos y pobres extremos junto a una
producción que destroza el ambiente a costa de un consumo desenfrenado?. No es casualidad
que el paradigma del progreso indefinido galardonado por la modernidad a costa de millones
de niños desnutridos, decenas de miles de grupos de excluídos, millones de desempleados o
trabajadores en condiciones materiales precarias, millones de pobres y enfermos y millones de
hectáreas destruídas por prácticas como el monocultivo, se relacione con las actividades que
empresas y corporaciones transnacionales realizan día a día. Y con el apoyo incondicional de
los Estados Nacionales, sean miembros del Consejo de Seguridad de la ONU o países del
tercer mundo, sean gobiernos conservadores o gobiernos progresistas, se declaren capitalistas
o socialistas.
Un barco va en busca de petróleo y regresa con decenas de animales y plantas exóticas
robadas de su hábitat de origen para luego vender sus pieles y a aquellas usarlas para
tratamientos farmacéuticos. Más enfermos cada día, en consecuencia más medicamentos. Este
es el principio de ganancia de las multinacionales de la medicina: mantener a la sociedad
enferma para darle una cura transitoria. Antiguamente en China, el paciente dejaba de pagar a
su médico el día que se enfermaba. Hoy por el contrario, el complejo médicoindustrial
se
beneficia de la enfermedad. Una multinacional extrae recursos naturales de una zona hasta
agotarlos, fabrica sus productos en otro país y desecha sus residuos en el lugar donde obtuvo
la materia prima o envía parte de sus desechos en forma de pesticidas, incluso como abono.
Existe también un Estados Unidos que necesita más recursos a los que considera como
propiedad para la defensa de su nación, y militariza la zona en la que se encuentran bajo la
excusa de la lucha contra el narcotráfico o de grupos insurgentes.
La humanidad se encuentra en el umbral de un cambio profundo. El sistema capitalista
necesita reproducirse continuamente, es una de sus características básicas. No habiendo más
lugar en el mundo que no sea capitalista, ¿cuántos planetas Tierra ha de necesitar?. El patrón
de consumo actual, más el de los países llamados ”desarrollados” es insostenible. Se ha dicho
en una revista estadounidense que un vegetariano de nacimiento salva la vida de
aproximadamente 760 pollos, 5 vacas, 20 cerdos, 29 corderos, 7 conejos y más de media
tonelada de peces. Estados Unidos, debido a ese patrón de consumo, entre una de sus causas,
es el país más endeudado del mundo; su balanza comercial se halla siempre en déficit, pero al
manejar el dólar a nivel internacional, tener el apoyo del Fondo Monetario Internacional y el
auxilio de bancos, firmas, y países como Japón para los cuales es un importante mercado para
sus productos, es sacado de la asfixia día a día. Las pequeñas acciones como el ser vegetariano
adquieren importancia al ver aquellos números. La historia muestra que cuando los grandes
imperios entran en declive, su actitud militar aumenta al extremo. Y de hecho Estados Unidos
lucha el monopolio económico con Europa, Japón, políticamente se opone a muchos
gobiernos, y socialmente los pueblos se están levantando para reclamar sus derechos a vivir
plena y libremente. Solo la política militar es su escudo protector, pero no por mucho tiempo.
1
Así mismo, nos encontramos con este sistema financiero mundial que cada 2 o 3 años entra
en colapso por jugar con dinero. Cien dólares son puestos en una mesa junto a 10 espejos,
parecen en verdad 1000 dólares. Esto es la especulación: ganar dinero con el dinero. De pronto
alguien quiere cobrar, pero ¿acaso no había mil dolares? yo los quiero. Pum, derrumbe. Un
sistema que se mantiene de la ilusión es de por sí un sistema frágil.
La contaminación que llega al extremo (y el agotamiento de recursos naturales o bienes
comunes, caso la energía en un mundo que vive precisamente de la energía), las muertes día a
día debido a la pobreza que algunos quieren sostener, son mantenidos por medio de un marco
ideológico: la pseudocultura,
el consumismo y la competencia regida por la ley del más
fuerte. La meta es hacer creer a todos que no hay alternativa. El mundo es así. Esta idea que
priva la acción y el deseo por un mundo sano, libre y feliz, se ha instalado en la mente de
muchas personas, de las masas en su mayoría. El egoísmo, el individualismo, la falta de
objetividad, la injusticia y el desprecio, están impregnando por todas partes bajo la éjida del
materialismo. La educación prepara para construir técnicos del capitalismo, para integrarse al
sistema, no para salir de él. ¿Salir de él? ¿Pelear contra 300 multinacionales que controlan
todo?. Es estar loco. Esta sensación de frustración y de dirigir las luchas hacia el clientelismo
hace peso en la sociedad actual. Para resolver problemas globales ha de hacer falta un
gobierno mundial, pero las poblaciones saben mejor que nadie sus necesidades, por tanto el
desarrollo local también es necesario. El ajuste debe ser preciso y abarcar todos los niveles:
universal en espíritu, regional en enfoque. ¿La solución está en irse del país y consegir trabajo
en otro más ”desarrollado”?. ¿Es correcto que existan trabajadores inmigrantes que por falta de
documentación trabajen a salarios bajísimos y en condiciones inhumanas?. El capitalismo no
solo mata, debora, y lo hace a tal punto que la hipocrecía se apodera de todo: encontrar
remedios a enfermedades que el mismo sistema crea, como el cáncer, la enfermedad del siglo.
Más psicólogos para resolver las dificultades que el dinero provoca junto a la frustración de
ese futuro exitoso creado en el imaginario social y usado como parámetro de la felicidad y el
progreso.
La vida se basa en los polos, un lado y otro. Es así como vemos la degradación mental que
provoca el materialismo que con sus medios televisivos y electrónicos impulsa el fin del
tiempo, la violencia, el ansia de poder, riqueza y fama, y por otro lado un gran movimiento
espiritual, del despertar de la conciencia, que se está levantando en muchos rincones del
planeta. La era de la transición está llegando y las fuerzas del bien con las del mal han de
enfrentarse. El futuro es brillante pero ¿Qué debemos hacer?, ¿luchar o esperar sentados a que
todo cambie? ¿Cómo debemos hacerlo? ¿Para quién debemos hacerlo? ¿Con qué medios?,
¿será necesario cambiar la ideología actual? ¿qué valores deben regir la nueva sociedad
universal? ¿es necesario un cambio violento? ¿qué actitudes debemos tomar desde nosotros
mismos?, ¿la solución es decir a todos que dejen de conducir autos, que no contaminen más?
¿lo harán? ¿cómo cambiar la visión que ve a la vida y a la naturaleza como un mercado más?
¿son necesarios más psicólogos para solucionar los desórdenes mentales y el sufrimiento de muchos? ¿hay que eliminar a los delincuentes o a la delincuencia? ¿a los pobres o a la
pobreza?. Si la humanidad está en crisis y se enfrenta a un cambio de raíz, ¿cuál debe de ser el
cambio radical en nuestra mente, en nuestra naturaleza y en nuestra sociedad?.

Comments

comments

Deja un comentario

Top